Sidebar

19
Jue, Oct

El poder de las olas

Opciones de Texto

 

 

Chile es reconocido internacionalmente por su vegetación variada, grandes montañas y sus 6.400 kilómetros de costa. Es precisamente la extensa costa la que nos posiciona como uno de los países con mayor potencial para el desarrollo de las Energías Marinas Renovables (EMR), ya sea a través del aumento y disminución de las mareas o del vaivén de las olas.

Carolina Cuevas, ingeniera química de la Universidad de Santiago, actualmente es líder de proyectos de sustentabilidad en la Fundación Chile y coordinadora de proyectos de modelación de energías marinas, especialmente de energía undimotriz, en el Centro de investigación e innovación en Energías Marinas  de nuestro país (MERIC, por sus siglas en inglés).

Por energía undimotriz se conoce toda aquella energía que pueden generar las olas. Entre sus ventajas está el que sea continua, ya que genera energía 24/7, y predecible, lo cual permite optimizar el diseño y la eficiencia de los dispositivos para su generación. Es así como Chile, gracias a su geografía, es un país muy atractivo para la implementación de este tipo de tecnología. “Actualmente existen distintos tipos de dispositivos que pueden aprovechar este fenómeno natural. Lamentablemente aún están en desarrollo a nivel mundial pero es un tipo de tecnología que está avanzando, no obstante, otras tecnologías como la mareomotriz ya tienen dispositivos en fase comercial que están funcionando en el mundo”.

Mientras la tecnología converge, Carolina y su equipo avanzan en evaluar el potencial de nuestras costas e identificar las oportunidades para el desarrollo de las energías marinas. Es así como han caracterizado, en la Región de Valparaíso, las necesidades energéticas de la región y el potencial del oleaje.

En un reciente estudio en las Islas de Robinson Crusoe y Rapa Nui, determinaron que existen oportunidades para implementar la tecnología undimotriz en ambos lugares. “En la zona insular el suministro eléctrico está a cargo de generadores diesel, lo que implica un alto costo de energía debido al transporte del combustible -el precio es aproximadamente tres veces al del continente- y un riesgo latente de derrame de petróleo” explica Carolina.

Ante la necesidad de un desarrollo sustentable y autosuficiente en Robinson Crusoe y Rapa Nui, esta iniciativa levantó información y realizó modelaciones del potencial en ambas islas para demostrar la factibilidad de implementar dispositivos de energía marina. Además, agrega que la ejecución de un sistema undimotriz podría traer beneficios ambientales, sociales y económicos en el mediano o largo plazo, “esto podría reducir las emisiones de CO2 y su implementación les otorgaría mayor autonomía y posibilidades de desarrollo económico a los habitantes de las islas”.

 

El potencial de Chile

La energía undimotriz tiene una gran capacidad en Chile debido, principalmente, a la potencia y fuerza de nuestras olas. “A pesar de que toda la costa del país tiene una gran condición, hemos determinado que desde la V Región hacia el sur son las zonas más idóneas para este tipo de energía”. Y agrega, “el problema es que algunos sectores del sur del país son tan buenos que se cuestiona si las tecnologías existentes podrían resistir el oleaje”.

En términos de cifras, Carolina comenta que el potencial teórico que se ha evaluado es de 240 GW (GigaWatt, unidad básica de potencia equivalente a mil millones de watts). “¡Es muchísimo! Imagina que todos los sistemas fotovoltaicos que están instalados en el país hasta hoy son 2 GW, y toda la potencia instalada del país es aproximadamente 19 GW. Tenemos gran potencial debido a la latitud en que se encuentra nuestro país. Esta condición sólo se repite en países como Estados Unidos y Australia por similares características de latitud y extensión de sus costas, además de la dirección predominante de las olas.

Finalmente, Carolina aclara que si bien el potencial factible de la energía undimotriz en nuestro país es muy alto habrá que evaluar si los dispositivos podrían capturar toda esa potencia y llevarla a energía. “Es una tecnología que aún está en fase de evaluación en el mundo, sin embargo, estamos trabajando para que Chile la pueda incorporar. Hoy el país cuenta con una política energética que estima, para el año 2020, contar con un 25% de energía renovable en nuestra matriz, aún cuando la energía marina está en una fase incipiente, las definiciones del gobierno son claves para el impulso de ellas.

Fotos: Fundación Chile