Juan Carlos Castilla

Opciones de Texto

juan carlos castilla

Premio Nacional de Ciencias año 2010

Juan Carlos Castilla, destacado biólogo marino y ecólogo de la Universidad Católica, recibió el Premio Nacional de Ciencias Aplicadas por su aporte a las políticas públicas en el área de pesca, a la formación de nuevos científicos en biología marina, y por su extensa producción científica reconocida nacional e internacionalmente.

De niño, este destacado biólogo marino no tuvo un acercamiento especial con la ciencia y mucho menos con el mar. Fue su profesor de química de educación media quien le acercó al gusto por la ciencia. “Entré a estudiar Pedagogía en Química y Ciencias Naturales y a la mitad del segundo año me topé con un maestro, el profesor Patricio Sánchez, uno de los padres de la biología marina en Chile. Y me fasciné”.

A Castilla le intriga el funcionamiento de los sistemas marinos costeros de Chile en interacción con el ser humano. “Ésa es mi gran vocación. Por diez años trabajé en zonas costeras a lo largo del país y en todas partes la presión de pesca sobre el ecosistema era enorme. Por eso, apenas pudimos, creamos una Estación Marina en Las Cruces, con apoyo de la Universidad Católica y de fondos canadienses. Allí excluimos la intervención del ser humano, para comprender cuál es la dinámica y cómo se desarrolla un sistema marino costero sin la intervención del ser humano”.

Ciencia para la sociedad

Tras seis años de estudio la investigación liderada por Castilla logró un sólido conocimiento sobre el comportamiento de ecosistemas costeros en Chile central. Entonces, tomó la decisión de traspasarlo para mejorar el uso racional de los recursos. “Nosotros aportamos dos líneas y media a la Ley de Pesca de 1991, que otorga áreas de manejo con derechos de uso exclusivo a las comunidades de pescadores organizados. Gracias a eso, hoy Chile es líder en programas de co-manejo. Es reconfortante saber que todo partió con una investigación de ciencia básica, y que hemos logrado cerrar el círculo del conocimiento: generarlo, transferirlo e institucionalizarlo”.

Para Castilla es vital traspasar el saber, sobre todo a los niños, y a través de ellos, a la sociedad. “Creo que es un deber de los científicos. En los últimos 20 años, este país ha acumulado un capital humano y de conocimiento enorme, que se mantiene dentro de los centros de investigación. Si cada Premio Nacional fuera acompañado por la responsabilidad de comunicarse y enseñar a 2 mil niños en este país, ¡cuánto efecto multiplicativo podríamos tener!”.