Beatrice Ávalos Davidson

Opciones de Texto

Beatrice Avalos

Premio Nacional de Ciencias en Educación año 2013

Área Ciencias en Educación

"Un Premio a la Trayectoria"

Se graduó en 1957 como profesora de Historia y Geografía en la Universidad Católica. Casi en simultáneo, una beca Fulbright le permitió doctorarse en la Universidad de San Luis, Estados Unidos. Apenas volvió a Chile, Beatrice Avalos Davidson, sería una de las fundadoras del primer magister en Educación en la UC.

Su trayectoria en el extranjero, es amplia y notoria: en los veinte años que estuvo fuera de Chile, trabajó en Gran Bretaña, Canadá y Papúa Nueva Guinea, destino al que llegó para hacerse cargo de una cátedra de educación.

De regreso al país, desarrolló una nutrida labor en el Mineduc, primero como coordinadora del Programa para el Mejoramiento de la Equidad y Calidad de las Escuelas Secundarias y luego como como Coordinadora Nacional del Programa de Mejoramiento de Educación Docente.

Poseedora de un vasto currículo, su quehacer ha estado ligado de manera fundamental, a la formación de profesores. Por ello, aunque le sorprendió ser galardonada con el Premio Nacional, cuenta que lo recibió como un reconocimiento a toda una vida dedicada a la educación.

¿Cómo llegó al mundo de la pedagogía?

Yo diría que un poco por causalidad. Quería estudiar una carrera universitaria, pero no tenía claro qué. Pensé en carreras tradicionales como derecho, pero mi madre, inglesa, consideraba que eso no era apropiado y creía que yo podía ganar mucha más plata, siendo una secretaria bilingüe. Y quiso que estudiara en el Instituto Británico. Pero, cuando estaba en la cola para sacar el certificado de bachillerato, me encontré con un amigo. Le conté y me dijo “por qué no me acompañas a matricularme? Y fuimos donde su tío que resultó ser el Vicerrector Académico. Le comenté que no sabía qué estudiar. Y él me dijo: ¿por qué no estudias pedagogía? Yo tenía 16 años, una edad en la que uno no sabe mucho lo que va a hacer, y esa fue la decisión. Empecé a estudiar y me fue bien.

Pero luego tuvo una carrera bastante meteórica…

Sí, pero trabajé mucho. Terminé la carrera, me gané la beca para un magister en una universidad americana y allí tuve la oportunidad de hacer inmediatamente un doctorado. Volvía Chile a trabajar en la UC y a partir de ese momento empecé a interesarme de frentón en los temas de educación y en la formación de profesores.

Es decir, ¿encontró la vocación en el hacer?

Exactamente, no fue una decisión anterior. Es una cosa típica, yo creo. No es que no me gustara la pedagogía, pero no había pensado en ella. No estaba entre mis prioridades en ese momento cuando terminé de estudiar. Pero es lo que le pasa a la mayoría de los jóvenes de 16 ó 17 años.

Desde la experiencia que posee en la docencia, en la investigación y en la academia. ¿qué es para ud. la educación?

Ese tema lo he enfrentado desde dos perspectivas. La primera visión que tuve sobre la educación fue desde la filosofía, entendiéndola como un proceso de desarrollo de la persona, pero al mismo tiempo, desde una perspectiva filosófica, y la entendí como un proceso por el cual los seres humanos se desarrollan desde un contexto social. Y desde esa perspectiva me interesó el lado social de la educación. Entenderla como un medio de transformación de la sociedad, como un instrumento de cambio, como un medio de desarrollo de las personas que requiere trabajo colaborativo, en comunidad.

Usted estuvo en Papúa Nueva Guinea a cargo de una cátedra de educación, ¿qué fue lo más valioso de esa vivencia?

Papúa Nueva Guinea era en ese momento un país que había adquirido la independencia en 1975, o sea bastante joven. La universidad tenía más o menos un 70% de sus profesores de otras partes del mundo, así que fue muy interesante. Había profesores australianos, ingleses, canadienses, de la India, incluso algunos africanos. Fue una época súper interesante, además que estaba en pleno crecimiento y había mucho que hacer. Ahí pasé seis años hasta que volví a Chile.

Cuáles son los desafíos que hoy día tiene la formación docente, pensando en la educación del siglo XXI?

Obviamente, estamos mejor que antes del FID. No tenemos universidades con una formación docente terriblemente precaria. Creo que lo que se necesita es más apoyo centralizado y hubo una propuesta muy interesante en el consejo asesor presidencial de Bachelet el 2006, que proponía que se crear una institución reguladora y al mismo tiempo, apoyadora de la formación inicial docente. Eso no se hizo, ni siquiera se discutió, porque esa propuesta suponía, al estilo de hoy día, un agente asegurador de la calidad, un tipo de institución de ese estilo, semi gubernamental, con un concejo ampliado, pero que tuviera un componente técnico académico en el que se monitorea la formación docente. No podemos tener tantas instituciones como tenemos hoy día. Tenemos que asegurar, buena formación docente en regiones. Yo creo que habría que volver a revisar propuestas interesantes como fue la prueba Inicia.

¿Cuáles son los desafíos que tiene Chile en educación? ¿Qué educación necesitamos?

Hoy el gran tema es la equidad. Para eso hay que entrar en el área chica, hay que mejorar los procesos de educación en las escuelas, en los liceos, y eso significa trabajar con los profesores, los directores, poder proporcionar los materiales adecuados. Hemos avanzado, pero nos falta, sobre todo las condiciones de trabajo que tienen los segmentos más pobres de la población. Eso está ligado a factores externos: mejor enseñanza requiere mejores profesores, si queremos mejores profesores, tenemos que darle mejores condiciones de trabajo. Hubo un gran avance con el estatuto docente en los noventa, pero desde ahí no. Y los profesores tienen condiciones inferiores a las de muchos de los profesores de los países más avanzados. Tenemos que darle a la calidad de la educación, al área chica en las escuelas y los liceos, especialmente donde más se necesitan buenos maestros. Tenemos que apoyar también los profesores jóvenes, los que están recién empezando a trabajar y ver cuántos profesores estamos formando, porque no tenemos datos de oferta y demanda bien claros. Hoy tenemos un nivel de abandono de la profesión de alrededor del 40%.

"Hoy el gran tema es la equidad. Para eso hay que entrar en el área chica, hay que mejorar los procesos de educación en las escuelas, en los liceos, y eso significa trabajar con los profesores, los directores, poder proporcionar los materiales adecuados"