Eduardo Cavieres

Opciones de Texto

eduardo cavieres

Premio Nacional de Historia año 2008

Area Ciencias Sociales : Historia

Eduardo Cavieres, Premio Nacional de Historia 2008, es Doctor en Historia de la Universidad de Essex, Inglaterra. Cree que es posible enseñar una historia latinoamericana, sin perjuicio de la historia nacional. Y que los profesores y profesoras de la disciplina tienen mucho que aportar en este sentido, porque pueden ayudar a desmontar los prejuicios.

El trabajo científico requiere trabajo en equipo y la historia no es la excepción. El recién galardonado, Eduardo Cavieres, participa en La Historia: un instrumento de integración y formadora de una cultura de paz, proyecto del Convenio Andrés Bello que reúne periódicamente a historiadores de distintos países latinomericanos para pensar la historia y cómo ésta puede colaborar para que las diferentes sociedades se entiendan mejor.

¿Y cómo la historia puede ayudar en este sentido? “Sin esconder, ni soslayar los conflictos actuales, pero sacando a la superficie los temas de más larga duración, donde las diferencias son mucho menores. Así trastocamos la fuerte creencia de que la historia es fundamentalmente de carácter nacional y que por lo tanto debe solidificar las identidades nacionales, es decir las diferencias sobre los aspectos comunes”.

Y explica: “No digo, por ejemplo, que replanteemos las guerras y echemos abajo monumentos y héroes. Todo lo contrario, me parece bien que cada país tenga sus propias identificaciones. Pero también se debe explicar toda la historia, no solamente de Chile, Perú y Bolivia, sino que la historia de las relaciones internacionales y sociales entre países”.

El experto en historia social y económica de América Latina y Chile, apuesta por una mirada más amplia y sociológica de los procesos históricos que ayude a comprender el pasado y permita apreciar lo que tenemos en común con nuestros vecinos. Desde este punto de vista, ¿cómo habría que enseñar la Guerra del Pacífico?

“Por ejemplo, conozcamos quiénes eran los peruanos, quién era Miguel Grau. Nadie habla de cambiar la historia, si no de significarla adecuadamente. Construimos nuestras imágenes solamente a partir de ciertos contenidos, enseñamos la guerra a través de recortes bélicos, provocando confrontación”.

“Los profesores pueden generar cosas. No acciones en contra de lo propio, de lo nacional, sino abrir los espíritus, por decirlo de alguna manera, del uno hacia el otro. Que el otro no es tan diferente, es más bien semejante. Desde ese punto de vista, incluso la guerra y el conflicto se puede enseñar no despreciando al otro, sino buscando valores positivos sin crear prejuicios respecto al otro”, afirma Cavieres.

 “el otro no es tan diferente...”.