Sidebar

22
Dom, Oct

Adultos mayores aprendieron sobre los efectos de la edad en los sentidos a través de dinámico taller

Opciones de Texto

DSC 0223

 

En  la Universidad Mayor de Temuco se desarrolló el taller “Evaluación sensorial de alimentos y los efectos de la edad en los sentidos” iniciativa organizada en conjunto con el PAR Explora  de CONICYT La Araucanía, ejecutado por la Universidad de La frontera que permitió que adultos mayores conocieran un poco más sobre la importancia de los sentidos.

Una dinámica jornada científica vivieron los  adultos mayores de la agrupación “Pueblo Nuevo” de Temuco, quienes a través del taller dirigido por las académicas de la Universidad Mayor de Temuco Ana María Acuña y Verónica Pantoja aprendieron aspectos teóricos sobre los sentidos y el análisis sensorial de los alimentos.

En la ocasión se trasladaron  hasta uno de los Laboratorios de Nutrición de la mencionada casa de estudios, oportunidad en la que conocieron un poco sobre las bases teóricas de la fisiología de la percepción, identificando sus cinco sentidos como herramientas fundamentales para el desarrollo de la vida,  los  que con el paso de los años lamentablemente se van perdiendo, además aprendieron que los sentidos son los únicos confiables para el análisis de calidad de los alimentos, en conjunto con interpretar correctamente el etiquetado nutricional a la hora de seleccionar un alimento saludable.

“En la etapa de vejez  hay un déficit y cambios  fisiológicos que  producen alteraciones en el funcionamiento de los órganos de los sentidos, estas transformaciones influyen en la percepción del adulto mayor, por lo que es importante reconocerlas e  identificar los aspectos de cuidado para que el adulto mayor pueda sentirse más seguro al relacionarse con el entorno”. Destacó  Ana María Acuña, académica de la Universidad Mayor de Temuco. 

El taller se desarrolló en dos etapas, en la primera de ellas, el grupo participante aprendió nociones teóricas sobre qué es y de qué trata la fisiología de la percepción y cómo la edad va influenciando estas capacidades, posteriormente  fueron sometidos a distintas pruebas sensoriales para reconocer su propia percepción, la visual -a través de la identificación de números en distintas láminas- y  la prueba de olfato  -oportunidad en la que percibieron distintos olores identificando a que les recordaba cada uno-. 

En una segunda etapa, los asistentes participaron como jueces “catadores”, esto mediante la degustación de dos muestras de un alimento saludable del mismo tipo pero de diferente marca, posteriormente los datos obtenidos en esta evaluación sensorial fueron analizados estadísticamente para determinar cual obtuvo mayor preferencia y cual de acuerdo al nuevo etiquetado nutricional sería más favorable de consumir, según lo explicado por una estudiante de la carrera de nutrición de la Universidad Mayor de Temuco, quien entregó variados consejos respecto a cómo cuidar nuestra alimentación para poder llevar una vida saludable.  

A su vez, la químico laboratorista, Ana María Acuña destacó que “el taller de evaluación sensorial entrega gran contenido teórico el que en conjunto con la aplicación de una prueba de evaluación sensorial afectiva, seguido de un análisis general del etiquetado nutricional del producto, nos permite aprender a seleccionar un alimento no sólo por la apariencia y  el sabor sino que también por  el aporte nutricional”.  

Esta iniciativa se enmarca dentro del convenio de colaboración que existe entre el PAR Explora de CONICYT La Araucanía y la Universidad Mayor de Temuco, cuyo principal objetivo es acercar a los estudiantes de los distintos establecimientos educacionales al mundo de la ciencia, incentivando el surgimiento de vocaciones científicas.

Taller Sensorial Adultos Mayores 28 de septiembre

 

¡Haz click aquí para ver la galería de imágenes! 

 

Periodista: Viarly Salazar Fritz.