19
Sáb, Ago

¿Sabías que mientras más alto nos encontremos hace más frío?

Opciones de Texto

El planeta recibe la energía para calentarse desde el Sol. Sin embargo, la atmósfera es semitransparente a la radiación solar (ventana atmosférica), lo que significa que la atmósfera no absorbe la energía del Sol y, por lo tanto, no se calienta.

Al llegar la radiación solar, parte de ella es reflejada por el suelo y luego reemitida al espacio exterior. Otra es absorbida por la superficie planetaria: esta radiación es la que finalmente es utilizada para calentar la superficie del planeta y, consecuentemente, los niveles inferiores de la atmósfera.

En la atmósfera existen casos especiales, en los que la temperatura no sigue el patrón normal, sino que aumenta con la altura. Estos casos se llaman inversiones térmicas. Las inversiones térmicas son muy importantes para el estudio de la contaminación atmosférica.

La atmósfera se constituye en un gas que es calentado desde abajo, desarrollando un perfil de temperatura medio que decrece con la altura, es decir, disminuye 6,5 grados Celsius por cada 1.000 metros de elevación.

Lo opuesto ocurre en los océanos, los que al ser calentados desde arriba, desarrollan un perfil de temperaturas que decrece con la profundidad.