20
Dom, Ago

Francisco Javier Gil Llambias

Opciones de Texto

¿Por qué hay menos mujeres en el mundo de la tecnología?.

Fuente: Revista Chile tiene su ciencia Nº 3, Marzo 2015

En nuestro país, las mujeres ingresan en proporciones significativamente menores a las carreras de ciencias, comparadas con los hombres. Si hiciéramos caso a la percepción pública, diríamos que se debe a que ellas tienen menos habilidades académicas, en especial, a las que conciernen a los números. Un análisis superficial podría corroborar esta idea:

Los puntajes de las mujeres en las pruebas de admisión a las universidades son inferiores a los de los hombres. En efecto, en las cuatro PSU de la promoción 2014, los promedios masculinos fueron superiores a los femeninos, especialmente en Matemática. El mismo comportamiento se observa año a año, al menos desde 1990.

Es a partir de esta realidad que se ha formado la impresión de que las mujeres tendrían menos aptitudes para los estudios. Esta representación, sin embargo, es una anomalía. Los talentos, incluidos los académicos, se encuentran igualmente distribuidos entre ricos y pobres en todas las etnias y culturas, y entre hombres y mujeres.

El problema está en la forma en que seleccionamos a los estudiantes que ingresan a la educación superior. Desde hace años, se ha privilegiado el resultado de las pruebas estandarizadas por sobre la trayectoria escolar, lo que perjudica a las alumnas.

RESULTADOS PSUPorque el promedio de las NEM de las mujeres es superior al de los hombres, como lo es, por consiguiente, el Ranking. Aun cuando se sabe que el desempeño escolar, reflejado en los puntajes NEM y ranking, predice mejor el rendimiento en la universidad que las pruebas estandarizadas, las universidades chilenas han ponderado en mayor proporción estas últimas que las primeras; en especial a partir del año 1981. Esto ocurre muy probablemente porque desde ese año el Estado chileno paga a las universidades un aporte fiscal indirecto por los 27.500 mejores puntajes en la PSU (50% Lenguaje y 50% Matemática) sin ponderar en absoluto la trayectoria escolar.

El año 2013, después de la incorporación del Puntaje Ranking, la ponderación de la trayectoria escolar por parte de las universidades del CRUCH subió de 29,3% a 33,1%. Gracias a este cambio, al año siguiente cerca de cuatro mil estudiantes con alto ranking ingresaron a la universidad y a carreras a las que no hubieran podido acceder previo a la incorporación del Puntaje Ranking. Cerca del 65% de estos nuevos estudiantes universitarios fueron mujeres. Al año siguiente, la ponderación de la trayectoria escolar (NEM + Ranking) subió hasta 38%, permitiendo que ocho mil estudiantes ingresaran gracias a sus buenos antecedentes escolares.

A estos datos podemos sumar que las tasas de retención y titulación de las estudiantes de Ingeniería no se distinguen de las de los hombres, lo que permite afirmar que en ningún caso tienen ellas menores aptitudes en esta área.

En vista de esta situación, es necesario seguir tomando acciones para incentivar la participación de la mujer en el mundo de la tecnología. La más importante es desmitificar que ellas tengan menos habilidades académicas. En este sentido, los testimonios de mujeres exitosas en el área serán determinantes para eliminar este prejuicio e incentivar a otras a seguir este rumbo.