Nanotecnología se perfila como nueva industria en Chile

Opciones de Texto

Modificar la materia a su nivel más diminuto para obtener nuevas propiedades y sorprendentes aplicaciones. Eso es a grandes rasgos la nanotecnología, disciplina capaz de crear desde medicamentos que viajan por el torrente sanguíneo para enfrentar “cara a cara” las enfermedades, hasta nuevos productos para eliminar bacterias a base de cobre.

Imagine un gel para limpiar las manos que no solo mata todas las bacterias, sino que no contiene el alcohol que en ocasiones irrita su piel. O una toalla que evite cualquier tipo de contaminación cruzada, ya que fue fabricada con un textil antimicrobiano. Estas son solo algunas de las posibilidades que brinda la nanotecnología, la disciplina centrada en manipular la materia a su escala más diminuta para explotar propiedades totalmente nuevas.

¿Cómo es esto posible? gracias a la modificación de los átomos: para que se haga una idea de las dimensiones que alcanza, una molécula de un nanómetro es 100 mil veces más pequeña que el grosor de un pelo. Se estima que más de 2 mil empresas han surgido en el mundo para explotar este campo en áreas como el diagnóstico médico, nuevos fármacos, circuitos electrónicos, nuevos materiales y un sinfín de aplicaciones industriales.

Chile no se ha quedado atrás. Una incipiente industria comienza también a buscar soluciones nanotecnológicas para sectores como la agricultura, la minería, la industria forestal y la medicina. En el ámbito de la salud, por ejemplo, científicos de la Universidad de Chile trabajan en la creación herramientas para el diagnóstico y tratamiento precoz de enfermedades como Alzheimer o problemas cardiovasculares, mientras que en la industria del cobre, se crean nuevos materiales con propiedades antimicrobianas.

Septiembre de 2015

Medicina nanométrica

En el laboratorio de nanobiotecnología de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad de Chile, el profesor Marcelo Kogan explica que los avances de estas investigaciones se centran en la aplicación de fármacos mecanismos más efectivos para identificar enfermedades. “En cuanto al Alzheimer, estamos actuando sobre proteínas que se acumulan en el cerebro y que se postulan como causantes de esta enfermedad. En concreto, hemos logrado evitar que una de estas proteínas se acumule en el cerebro, impidiendo así la pérdida progresiva de memoria”, dice Kogan.

No es todo. Diversos avances en la creación de nanopartículas permiten usarlas como “vehículos” para suministrar medicamentos directo en el torrente sanguíneo o combatir el cáncer atacando a las células malignas de manera directa. Científicos de la Universidad Complutense de Madrid, por ejemplo, revelaron esta semana un nuevo dispositivo con nanopartículas capaces de acabar con células tumorales tras ser activadas con luz ultravioleta. El sistema se ha probado en modelos in vitro y podría utilizarse para combatir cáncer de esófago, estómago y piel, dijeron los especialistas españoles.

Marcelo Kogan agrega que parte del trabajo que llevan a cabo en el laboratorio es utilizar esta clase de estrategias para atacar células tumorales. “Los fármacos tradicionales pueden ser muy efectivos, pero no son selectivos para la terapia. En el caso de la quimioterapia, el fármaco no discrimina, por lo que mata a todas las células por igual. Entonces, lo que estamos desarrollando son estrategias basadas en nanopartículas para dirigirlas selectivamente a las células cancerígenas”, cuenta el profesional de la Universidad de Chile.

Nanopartículas en la industria

Otros de los frentes donde se está desarrollando esta disciplina es el Centro para el Desarrollo de la Nanociencia y la Nanotecnología (CEDENNA), de la Universidad de Santiago (USACH). Su directora, la Dra. Dora Altbir, explica que la nanotecnología está basada en el uso de nuevas propiedades que presentan los sistemas cuando alguna de sus dimensiones es del orden de los nanómetros.

“Estas propiedades han abierto aplicaciones en una gran diversidad de ámbitos tales como grabación de información, tratamientos para el cáncer, remoción de contaminantes en suelos y aguas, fertilización, vestuario, etc. La riqueza de aplicaciones que existen basadas en sistemas a la escala nanométrica es tan grande, que esto es lo que la hace diferente a cualquier otra disciplina, que usualmente puede tener resultados aplicables en áreas específicas”, agrega Altbir.

Asimismo, la diversidad de recursos naturales y actividades económicas de nuestro país favorece un uso intenso de la nanotecnología, justamente por la variedad de soluciones que la nanotecnología provee. Medio ambiente, alimentos, minería, son algunas de las áreas en las cuales la nanotecnología ofrece soluciones importantes a la diversidad de problemáticas asociadas, asegura la experta.

“Los temas de control, de metrología y de seguridad, que en nuestro país aún no se han abordado, son las futuras aplicaciones de la nanotecnología”, dice Altbir. Advierte, de todas maneras, que Chile debe definir normativas regulatorias para el uso de esta tecnología. “A pesar de que tenemos contacto con una gran diversidad de productos que incorporan nanotecnología, no se han definido aun en el país normas que regulen su uso y producción. Asunto muy relevante si consideramos que la nanotecnología nos sorprenderá con numerosas aplicaciones que irán en directo beneficio de la salud y el bienestar de las personas”, finaliza.

Además de las universidades, diversas iniciativas privadas se encuentran explorando la nanotecnología. Una de ellas es Nanotec, compañía que tiene su foco en la elaboración de materiales que obtengan nuevas propiedades de los minerales. “Nosotros trabajamos el desarrollo de la nanotecnología aplicada. Es decir, vamos directamente a las aplicaciones que tienen un valor agregado para el mercado, tanto a nivel de la industria como para mejorar la calidad de vida de las personas. Para ello, trabajamos con desarrollos en todo lo que son las propiedades biocidas de las nanopartículas de cobre y todo tipo de aditivos relacionados en energía, alimentos y salud principalmente, ya sea en productos para uso médico como para uso cosmético”, comenta Patricio Jarpa, Gerente General de Nanotec.

Por su parte, una compañía que también está trabajando con la nanotecnología es Q4 Nano System, creada por el movimiento socio-científico Santiago LabSpace, y que busca instaurar el uso de esta tecnología en Chile y Latinoamérica. “Actualmente, nuestro principal proyecto es la creación de sellos de seguridad que puedan ser incorporados sobre diferentes superficies, con un sistema de encriptación basado en nanotecnología, para así encriptar datos en un sistema no digital”, cuenta Ignacio Brescia, Director Ejecutivo de Santiago LabSpace.

No obstante, a pesar de los grandes avances que la nanotecnología ha traído consigo, aún quedan desafíos por superar. En el caso de Q4 Nano System, uno de los principales retos tendrá relación con mantener estables las nanopartículas en diferentes superficies, sin que éstas pierdan sus propiedades en el tiempo. Según cuenta Brescia, “Si el proyecto funciona, diversos mercados, como por ejemplo el de las entradas a eventos o tarjetas bancarias, podrían tener un sistema de seguridad extremadamente difícil de falsificar”. Un mundo de posibilidades que todavía tiene mucho por descubrir.