Tecnologías de la información. ¿Cómo internet ha cambiado nuestro uso del tiempo?

Opciones de Texto

Imaginemos estar en la década 1960 - 1970, en una oficina perteneciente a una empresa chilena, que debe vender por el país, artículos de escritorio. Para ello la empresa cuenta con algunos vendedores viajeros que se desplazan constantemente por el país, yendo cargados de muestras y volviendo con sus talonarios completos de órdenes de compra.

En esa organización, tu jefe te ha encomendado hacer una carta a un cliente de Punta Arenas, para recordarle que tiene facturas impagas. Colocas en la máquina de escribir un original y cinco copias, intercaladas en sus hojas de calco correspondientes. La terminas y la mandas con un mensajero para que la firme Cirilo Cárdenas, tu jefe. A poco andar surge un aullido desde la oficina de tu superior, a quien has escrito mal su nombre como “Cirulo” Cárdenas. Como no hay manera de arreglar el error hay que, nuevamente, colocar un original y cinco copias, intercalar los calcos y, esta vez con el máximo de los cuidados, procurar que Cirilo se llame esta vez como corresponde.

Hoy, que contamos con internet, esta escena puede parecer una caricatura pero si la analizamos con algún detalle y la transportamos a la actualidad, podremos apreciar los cambios dramáticos que se han originado a causa de poder disponer de esta formidable herramienta de progreso. Ahora, los fabricantes de productos de toda especie, por muy lejos que se encuentren en Chile o en el extranjero, disponen de buscadores en internet para conocer y contactar directamente a sus potenciales clientes, haciendo casi innecesarias las empresas de representación, salvo para productos muy específicos. Pero, sigamos analizando. ¿Quién conoce hoy día a algún vendedor viajero? Son rarísimos los sobrevivientes de la que fue una abundante fauna de amenos y entretenidos personajes. Las empresas, hoy día, hacen llegar por internet sus catálogos, a todo color, con sus correspondientes listas de precios y los compradores colocan sus pedidos por la misma vía. El pago de lo comprado se hace mediante transferencia bancaria electrónica y la factura, si se cuenta con la autorización correspondiente, también se hace llegar por internet.

Veamos tu carta. Ya casi no hay máquinas de escribir propiamente tales porque la misma tarea de ellas la hacen hoy los computadores. No necesitas colocar originales, calcos ni copias. Tampoco hoy tu carta, una vez firmada, se envía por correo aéreo o marítimo a su destino. Hoy puedes acudir al formulario de carta ya previamente grabado en tu computador, llenarlo con el texto y sin temor a que Cirilo cambie otra vez de nombre por cuanto el corrector automático de errores te avisará del desaguisado, despacharla con un simple click para que esté en el computador de su destinatario pocos segundos después.

Estos increíbles avances tecnológicos han significado para las empresas notables economías en sus costos de operación y un apreciable ahorro de tiempo en la ejecución de todas las fases de producción y comercialización las que, llevadas a dinero, suman enormes cantidades que permiten efectuar nuevas inversiones para modernizar equipos y procedimientos, haciendo a las empresas más y más eficientes y permitiendo que sus productos puedan estar cada día más al alcance de sus potenciales consumidores.

computadoresEs una pena que la irrupción de internet haya causado la desaparición de numerosas actividades y empleos que en su momento se estimaron como irreemplazables, pero ello se ha visto compensado con la aparición de nuevas actividades tales como ingenieros en informática, programadores, técnicos, etc.

Hemos analizado, muy someramente por lo demás, algunos de los efectos de internet en las empresas pero ¿qué ha pasado al nivel de nuestras vidas? Las siguientes dos preguntas te darán una idea de ello ¿Cuándo fue la última vez que, de puño y letra, escribiste una carta a algún familiar o amigo? ¿Has enviado tarjetas manuscritas de saludo navideño? Lo más probable es que tu respuesta sea que nunca lo has hecho y no es extraño porque internet, así como ha traído innovaciones en las industrias y el comercio, también ha revolucionado nuestras vidas de una manera vertiginosa. Así como hoy consideramos normal lo que ayer nos deslumbró, quizás mañana estemos en presencia de tecnologías que dejen obsoleto todo lo que hoy usamos y admiramos. Antes, las innovaciones tomaban años. Sobre esto dice Daniel Halpern, Investigador de Tecnologías de la Información y Comunicación que, si bien es cierto que hay costumbres que prácticamente han desaparecido, como el escribir cartas que tomaban días en llegar a su destino para leídas y contestadas, el uso de las tecnologías actuales ha intensificado el contacto humano y que todos estemos disponibles casi permanentemente para otros. Dice Halpern que hoy nos impacientamos si alguien demora en contestar un mail o un mensaje de Whatsapp pero que esta mayor abundancia de contactos, al parecer no se ha traducido en que estos sean más profundos. En el fondo, la facilidad actual para contactarnos está produciendo un distanciamiento afectivo al cambiar el irreemplazable contacto físico de las personas con la frialdad del mensaje actual.

¿Imaginas un mundo sin computadores, sin celulares o sin televisión? Ese mundo existió hasta unos cincuenta años atrás y el hacer las cosas en ese entonces tomaba un tiempo que, para esa época parecía normal pero que hoy vemos como un desperdicio increíble. Imagina, por un instante la diferencia que existe entre hacer una planilla de cálculo de remuneraciones de forma manual o hacerlo usando Excel. Entre todos los medios de comunicación al alcance nuestro en la actualidad es, sin duda, internet el que se lleva las palmas en cuanto a permitirnos hacer más cosas en menos tiempo.

Esos espacios de tiempo que nos va dejando libre internet nos permiten emprender otras actividades que antes no podíamos llevar a cabo. Hoy, por ejemplo, podemos con un simple click comunicarnos, en tiempo presente, con un pariente o amigo radicado en el extranjero viéndonos las caras. También podemos incrementar nuestros conocimientos siguiendo todo tipo de cursos en línea lo que, a su vez, nos abre mayores posibilidades de desarrollo personal y mejores oportunidades laborales las que, incluso, podemos ejecutar desde nuestras casas, sin que tener que desplazarnos diariamente a una oficina, con un ahorro notable de tiempo contribuyendo así internet a mejorar la calidad del medio ambiente al evitar viajes innecesarios.

Con toda facilidad podemos controlar nuestros ingresos y pagos usando este instrumento puesto a nuestro alcance. Tenemos acceso a diarios, revistas y libros de todo el mundo lo que nos permite elevar nuestro nivel de conocimientos. Es fácil tener una red de amigos esparcidos por toda la tierra con los que podemos intercambiar información superando incluso la barrera idiomática ya que hay traductores que nos facilitan la tarea. Podemos comprar, vender y entretenernos de mil maneras en internet y el tiempo que nos va quedando libre lo podemos dedicar también al sano ocio, lo que no está nada de mal. Pero esto último ¿es tan así? Sobre el particular, Daniel Halpern opina que dado el contacto perpetuo que tienen las personas con sus trabajo, les es muy difícil desconectarse y finalmente trabajan muchas más horas al día al estar todo el día conectados con sus responsabilidades laborales. Además, hay cierta expectación de empleados y empleadores en cuanto a que las tecnologías de comunicación al menos deberían generar una mayor productividad. Las nuevas tecnologías, efectivamente, mejoran algunos aspectos laborales, pero también impiden desconectarse y afectan negativamente el tiempo muerto o de ocio que anteriormente las personas tenían.

socialesEl hombre, en sus comienzos, se comunicó a nivel personal mediante sonidos guturales y señas. A la distancia, mediante sonidos de tambores o señales visibles que generalmente eran de humo que sólo fueron posibles mucho después de descubrir cómo hacer fuego. Avanzando el tiempo, sólo diecinueve siglos antes de Cristo el hombre inventó la escritura, la que le facilitó la vida y el comercio. Un salto gigantesco se dio cuando aparecieron sobre la faz de la tierra el telégrafo y el teléfono que transformaron la sociedad de esa época. Luego, el hombre ansioso de poder contactarse con mayor rapidez, conocer oportunidades en el mundo de los negocios y darse a conocer en él, inventó el telex que facilitó enormemente las transacciones bursátiles y empresariales para luego, años más tarde, poner al alcance de las actividades del comercio y de las personas el uso del fax que implicó una verdadera revolución al permitir la transmisión instantánea de todo tipo de documentos.

El último paso, pero no el final, lo constituye internet que nació como una consecuencia de la gestación y puesta en servicio de la Red de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada (ARPANET por sus siglas en inglés) del Departamento de Defensa de USA con el objeto estratégico de facilitar las comunicaciones y coordinar la acción de los diferentes organismos relacionados con la defensa de su país. En sus orígenes, al usar una red descentralizada que tenía varios senderos de comunicación entre dos puntos, se enviaba una parte de un mensaje por una vía y la otra por un camino distinto, luego estas se juntaban en su destino final pudiéndose leer el mensaje. Para llegar a lo que tenemos hoy fue vital la contribución de empresas de investigación y universidades que fueron innovando y perfeccionando esta poderosa arma pacífica que permite que nos conozcamos mejor entre nosotros y que el mundo se haya transformado en la llamada aldea global.

Cirulo, perdón, Cirilo estaría feliz si hubiese conocido esta maravilla.