¿Sabías que la Torre Eiffel funciona sólo con electricidad procedente de energías renovables?

Opciones de Texto

A partir del 1° de enero de 2015, el monumento más visitado del mundo cambió su proveedor de electricidad y funciona sólo a partir de energías limpias. Para ello, en el segundo piso de la estructura se instalaron dos pequeños molinos eólicos que producen unos 10.000 kilovatios al año.

El nuevo proveedor le permite a la Torre Eiffel garantizar que el volumen de electricidad consumido será íntegramente producido e inyectado en la red francesa a partir de una fuente renovable y limpia. En los últimos meses, la Torre Eiffel ha emprendido reformas en su primer piso que le han permitido disminuir el consumo energético mediante el aislamiento de sus pabellones, la instalación de paneles solares para el agua caliente y la recuperación de aguas lluvia.

El monumento, de 324 metros de altura levantado para la Exposición Universal de 1889, consumía hasta este cambio, 6,7 GWh en el funcionamiento de la climatización, calefacción, ascensores e iluminación. Cabe señalar que los ascensores constituyen elementos fundamentales del monumento y son sometidos diariamente a duras pruebas. La distancia recorrida por las cabinas al año equivale a dos veces y media la circunferencia de la Tierra, es decir, más de 103.000 kilómetros.

La construcción de Gustave Eiffel posee una altura de 303 m (sin antenas), pesa más de 10.000 toneladas y está constituida por 18.000 piezas metálicas ensambladas por 2.500.000 remaches. Para alcanzar las dos primeras plantas, hay que utilizar los ascensores, o subir por las escaleras 704 escalones hasta la segunda planta. La ascensión ofrece una visita atípica del corazón de la estructura metálica de la Torre, con vistas únicas sobre la capital francesa.

La característica torre parisina fue visitada en 2013 por casi 7 millones de personas.