¿Sabías que las plantas pueden oír?

Opciones de Texto

Hay plantas que preparan sus defensas químicas cuando perciben las vibraciones que hacen los insectos depredadores al masticar sus hojas. En ese momento comienzan a producir altas concentraciones de insecticida. La revelación resulta de un estudio realizado por biólogos de la universidad de Missouri, quienes consiguieron imitar el sonido que hacen las orugas al masticar las hojas y comprobaron que cuanto más fuerte eran las vibraciones, más defensas producían las plantas, hasta convertir sus hojas en un banquete tóxico e indigesto para los insectos.

El fenómeno recibe el nombre de «imprimación» y se asemeja al funcionamiento del sistema inmune, puesto que después de una primera agresión, la planta se prepara para responder a otras en el futuro. La reacción es generalizada en toda la planta y puede afectar a plantas vecinas que también «escuchan» los mordiscos de las orugas.