19
Sáb, Ago

¿Sabías que hay ciertas formas que se repiten en la naturaleza por su funcionalidad?

Opciones de Texto

e44a6f32e15cb53ee479b2697e759e2e Generic

Según la teoría de D’Arcy Thompson, las fuerzas físicas son las que forman directamente a los organismos, y se determinan según las necesidades de la naturaleza.

D’Arcy Thompson (1860-1948) publicó en 1917 el libro "Sobre el crecimiento y la forma"

Las formas en la naturaleza

No todas las causas son explicables por la ciencia. Algunas preguntas sobre la forma han obtenido respuesta. Por ejemplo: ¿Por qué hay mamíferos de todos los tamaños, pero los insectos siempre son pequeños? Porque los insectos, pese a ser los seres vivos más exitosos de la Tierra, tienen en la forma de su organismo una limitante para su crecimiento. Su esqueleto externo, su sistema circulatorio abierto, las características de sus sistemas nervioso y respiratorio no le permiten a su estructura sobrevivir con un mayor tamaño. En cambio, los mamíferos contamos con un "diseño" interno más eficaz a la hora de definir nuestros tamaños, los cuales no dependen ya de las formas de nuestros sistemas.

Sin embargo, hay otras preguntas que no han encontrado respuesta. ¿Por qué abundan en la naturaleza los espirales, o las formas pentagonales? Interrogantes como este plantean problemas no resueltos a los científicos, pese a que algunos han dado importantes pasos para su solución. El naturalista, biólogo y matemático escocés D’Arcy Thompson (1860-1948) publicó en 1917 el libro "Sobre el crecimiento y la forma". En él planteó que las formas de los seres vivos y de algunos fenómenos se deben a aspectos físicos de los procesos biológicos: las fuerzas que intervienen en ellos y las propiedades físicas de la materia en cuestión.

Según la teoría de Thompson, las fuerzas físicas son las que forman directamente a los organismos, y los ideales de la geometría euclidiana predominan en las formas naturales, simplemente porque las "leyes naturales" favorecen la simplicidad como una óptima representación de esas fuerzas. Las formas ideales de la geometría ofrecen soluciones eficaces a problemas morfológicos. Así, el espiral que se repite en moluscos, cuernos de mamíferos y semillas de flores, es la manera más eficaz de agrupar, manteniendo la misma forma a medida que el tamaño aumenta.

Bien podemos decir entonces que las formas naturales no son caprichosas, sino que buscan también la eficiencia. Las estrategias evolutivas favorecidas por las especies se han basado en la adopción o preferencia de algunas formas funcionales: ciertas formas son más eficaces que otras para algunas funciones.